Un grupo de amigos empezaron a sentir la inquietud por crear un club de tiempo libre en el centro de Barakaldo.

Así, nuestros primeros pasos consistieron en que los niños que quisiesen visitar los citados recintos y cuyos padres no tuvieran la posibilidad de llevarles nosotros nos responsabilizábamos tanto de acercarles a dichos locales como de pasar esos días disfrutando de las actividades que en esos lugares se dispusiesen para tal fin. Esta campaña tuvo una gran acogida tanto por parte de los niños como también de los padres, por lo que nos decidimos a comunicarles la apertura

un nuevo club de tiempo libre y que estaban todos invitados a ser participes de este nuevo proyecto